Las mujeres que acuden a tratarse de adicciones suben un 11% en cuatro años, sobre todo por cocaína y tabaco

El acceso a los tratamientos para abandonar las adicciones es una de tantas cuestiones en las que existe brecha de género.

Sin embargo, según la Conselleria de Sanidad, en los últimos cuatro años se ha estrechado ligeramente al producirse un repunte de mujeres que solicitan los servicios de alguna de las 28 Unidades de Conductas Adictivas (UCA) que hay repartidas por la Comunitat Valenciana. Pese a todo, siguen siendo mucho más numerosos los pacientes varones.

Ir a la información >>

Nueva York eleva la edad mínima para la venta de tabaco a 21 años

A partir del próximo noviembre, Nueva York ya no venderá tabaco ni cigarrillos electrónicos a menores de 21 años después de que el gobernador de esta ciudad, Andrew Cuomo, firmó la ley que eleva la edad mínima para comprar esos productos.

“Aumentando la edad de fumar (de 18 a 21 años), podemos detener que los cigarrillos caigan en manos de jóvenes y prevenir a toda una generación de neoyorquinos de costosas y potenciales mortales adicciones”, indicó en un comunicado Cuomo, que el pasado enero anunció su intención de elevar la edad para comprar estos productos.

Más información www.elperiodico.com

PATIM ALERTA SOBRE LA IRRUPCIÓN DEL ‘CHEMSEX’

Patim y Castelló LGTBI han unido sus esfuerzos para ofrecer una respuesta coordinada a un fenómeno que cada día asume un mayor protagonismo: el ‘chemsex’. Una práctica que se caracteriza por consumir varios tipos de drogas con el objetivo de mantener relaciones sexuales durante un largo periodo de tiempo y que “supone una práctica de riesgo” en la transmisión del VIH y de otras infecciones de transmisión sexual (ITS).

El uso de drogas en hombres gais, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres ha incorporado más sustancias y patrones de consumo en contextos sexuales, aseguran los especialistas. Unos cambios que no han tenido lugar de manera homogénea –ni geográficamente ni en el tiempo- y que conviven con los usos tradicionales de las drogas entre esta población. Sin embargo, estas formas de consumo emergentes se han detectado en más lugares. “Son visibles en grandes ciudades y destinos turísticos gais”, asegura Àngel Joan Ros, agente de salud de base comunitaria, “por lo que son necesarios más estudios para dimensionarlos y vigilarlos a nivel epidemiológico, así como una formación específica de los profesionales sociosanitarios”.

Más información en www.patim.org