El 90% de los usuarios de la comunidad participan de forma activa en el programa de actividad física

El programa de actividad física y acondicionamiento se ha hecho un hueco en la comunidad terapéutica de Patim. Ha ido ganando protagonismo hasta consolidarse como una alternativa que cada paciente puede personalizar dependiendo de sus características. Carlos Pérez, licenciado en ciencias de la actividad física y deporte, es el responsable de este programa que se inició con la mitad de los usuarios participando de forma activa pero que se ha afianzado a medida que han avanzando las sesiones. «La gente está muy animada, unos llaman a otros, se apoyan y en estos momentos prácticamente tenemos una participación activa del 90%, el resto siguen la actividad de cerca», apunta.

Cada persona determina la intensidad con la que quiere trabajar y el profesional adapta los ejercicios de forma individualizada. Hay material de entrenamiento funcional -escaleras, gomas, mancuernas, TRX- también esterillas y distintos accesorios en el gimnasio como pequeñas pesas y algunas máquinas. El campo de entrenamiento dentro del centro es la pista deportiva pero además se programan salidas por las zonas adyacentes, controlando los recorridos y las distancias.

«Poco a poco los voy conociendo y son ellos quienes me solicitan más, pidiéndome rutinas de entrenamiento específicas y van conectando con lo que les planteé a principio del curso con tres tipos de rutinas -de baja intensidad, moderada y alta- de modo que puedan aprovechar bien el tiempo que están en el centro para su bienestar y su mantenimiento físico», explica Carlos.

Las sesiones supervisadas son todos los martes y viernes. Al principio se realiza trabajo cardiovascular, donde cada persona elige la intensidad a la que quiere trabajar. Hay quien opta por correr, los que deciden realizar un trabajo alterno entre andar y correr y otros, simplemente, salen a caminar durante media hora. «Para que se llegue a hacer un trabajo completo enlazamos con trabajo interválico, un entrenamiento en el que ponemos más énfasis en un trabajo de fuerza funcional, trabajando toda la musculatura del cuerpo, distribuyendo grupos musculares en función de lo que hemos trabajado un día y otro», concluye.