El número de personas que en la c.valenciana no pueden acceder a consumos básicos incrementa un 140% en 2020

La EAPN España y la EAPN Comunitat Valenciana –a la que pertenece Patim- indican que en 2020 el riesgo de pobreza y/o exclusión social (tasa AROPE-At Risk of Poverty and Exclusion) ha afectado al 29,3% de la población en la Comunitat Valenciana, esto es a 1.475.995 personas.

Este dato supone el aumento en 2,3 puntos porcentuales con respecto a 2019, cuando se registró una tasa del 27% y afectó a 1.342.143 personas. En términos absolutos, hay 133.852 personas más que el año anterior en riesgo de pobreza y/o exclusión social en la Comunitat Valenciana. La tasa AROPE de 2020 se ha realizado teniendo en cuenta elementos de renta de 2019, por lo que todavía no recoge la magnitud total del impacto social de la pandemia.

De los 1,47 millones de personas que en la Comunitat Valenciana se encuentran en riesgo de pobreza y/o exclusión, 674.000 están en pobreza severa, lo que significa que perciben ingresos inferiores a 534 euros al mes. Para el caso de una familia con dos adultos y dos menores significa sobrevivir con menos de 281 € mensuales por persona, una situación que ya afecta al 13,4% de la población valenciana, lo que convierte a la Comunitat Valenciana en la segunda autonomía con la tasa más alta de pobreza severa en España. 

El indicador de la tasa AROPE que sí recoge el impacto social de la pandemia, pues las encuestas se realizaron entre septiembre y diciembre de 2020, es la Privación Material Severa (PMS) que también escala del 4,8% en 2019 al 11,5% en 2020. Porcentualmente es el incremento más relevante, pues supone un aumento del 140% en el último año y llega a 577.874 personas en la Comunitat Valenciana frente a las 239.011 personas que tuvieron dificultades en este sentido en 2019. Es la tasa más alta de todas las Comunidades Autónomas en España. Este indicador se ha incrementado en 15 de las 17 comunidades autónomas en todos los grupos y segmentos analizados.

A la cabeza

La PMS es un indicador de carencia, de dificultad para consumir algunos productos concretos básicos que se definen a nivel europeo y supone una vulnerabilidad muy grave para las personas afectadas. En la Comunitat Valenciana este indicador se incrementa en 4,8 puntos porcentuales (esto es un 72%) sobre los datos registrados en 2015, que es el año que se toma como referencia para la consecución de los objetivos de la Agenda 2030 y los ODS, lo que combinado con el aumento de población resulta un incremento de 246.000 personas con respecto a ese año.

Con respecto al conjunto de España, la Comunitat Valenciana presenta cifras más elevadas en todos los ítems de consumo básico del indicador, y se deben destacar los casos de personas que muestra dificultades para disponer de automóvil, comer proteínas cada dos días o tener ordenador, cuyos porcentajes son un 33% más elevados en la Comunitat.

Con respecto al año pasado todos los ítems han aumentado. Destacan las personas que no pueden mantener la vivienda a una temperatura adecuada, que se han duplicado hasta alcanzar al 13,6% de las personas; aquellas que no pueden permitirse una comida de carne o pescado cada dos días, que casi ha triplicado sus valores hasta alcanzar al 7,2% de la población.

Estos son algunos de los datos que se extraen del  XI Informe ‘El Estado de la Pobreza. Seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España 2008 – 2020’, presentado hoy en el marco del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza que se conmemora el 17 de octubre.