Fomentar los factores de protección es clave para atender a personas con ideas suicidas

Hablar del problema y salvar el aislamiento es la primera medida para aliviar a la persona que piense en el suicidio. No hay que juzgar, escandalizarse o frivolizar. Si conoces a alguien en esta delicada situación hay que escuchar, no dejarlo solo. Muestra empatía y propón ayuda profesional. «Para atender a personas con ideas suicidas, tenemos que actuar sobre los factores de protección y así poder dar diferentes soluciones para engancharse a la vida.» plantean desde la Asociación la Barandilla.

El teléfono contra el suicidio, atendido por un grupo de profesionales dedicados a la salud mental, es una iniciativa del proyecto social La Barandilla. Su objetivo es ayudar a personas que se encuentren en momentos de crisis suicida a través de su teléfono de ayuda 911 385 385. Atendido por 14 escuchas, psicólogas, psiquiatras y una terapeuta ocupacional experta en salud mental, este equipo profesional interviene para orientar y actuar sobre los factores de protección para poder dar diferentes soluciones para engancharse a la vida.

Según la asociación la Barandilla el suicidio es la principal causa de muertes entre jóvenes de entre 15 y 29 años, más que por accidentes de tráfico.

Fuente –> patim.org