El programa Ludens desembarca en Baleares

El programa Ludens, de prevención de la adicción al juego de apuestas y de azar sigue ampliando su implantación territorial. Al menos tres comunidades autónomas -Aragón, Cantabria y les Illes Balears- lo están llevando a cabo en su territorio con los técnicos de prevención o a través de orientadores de centros educativos.

Mariano Chóliz, catedrático de psicología básica de la Universidad de Valencia y director de la Unidad de Investigación Juego y Adicciones Tecnológicas, impulsa este proyecto que además contempla un protocolo de tratamiento (Gambler) en el que Patim ha participado de forma activa.

Mariano, en la actualidad estamos viviendo un momento de expansión del juego como actividad económica y social, especialmente desde la aparición y desarrollo de las nuevas modalidades de juego online ¿Cuál es el objetivo del programa Ludens?

El objetivo del programa Ludens es la prevención de la adicción al juego y actualmente está acreditado por el Plan Nacional sobre Drogas como programa de buenas prácticas. Para ello es necesario informar de cómo está organizado el juego, para que las personas sean conscientes de que se trata de un negocio para las empresas que lo gestionan y que no hay ninguna posibilidad de ganar con el juego, si lo haces de forma compulsiva. Esto, que es evidente en el caso de los juegos de casino y las máquinas, es muy peligroso en el caso del juego online porque es mucho más accesible y la oferta es muy, muy amplia.

A través de las distintas sesiones programadas ¿se busca una actualización de conocimientos o están más encaminadas a facilitar una toma de conciencia de los equipos profesionales sobre una realidad que ha cambiado de forma sustancial?

Para administrar el programa de prevención es necesario saber cómo está organizado el juego y conocer también los riesgos que tiene jugar. Por ello, es fundamental que los profesionales que implementen el programa tengan conocimientos y estén formados en estos temas: juego y adicciones. Es decir, sí que es necesario estar actualizado, sobre todo para poder responder a las cuestiones que plantean los jóvenes y adolescentes. Y sí, evidentemente el juego ha cambiado mucho en los últimos años.

¿Cuáles son los principales ejes del Ludens?

Informar, sensibilizar y modificar las actitudes hacia el juego. Informar de cómo está organizado el juego, de las técnicas que se usan para incitar a un juego excesivo y de las consecuencias para la salud que tiene jugar excesivamente. Sensibilizar sobre los problemas tan graves a los que puede conducir el juego, ya que el juego patológico -actualmente denominado trastorno por juego- es una de las enfermedades mentales que puede tener unas consecuencias más graves tanto para la persona que lo padece como para su familia. Finalmente, modificar las actitudes hacia el juego, de forma que se evite la exposición excesiva al juego. Hay que decir con claridad que el juego de apuestas no aporta nada al desarrollo de la persona. No es como los otros tipos de juego lúdico, en el que uno se divierte o adquiere habilidades para la vida. Y cuando se llega a la adicción, ni siquiera es divertido.

Este programa preventivo está validado y se ha implementado en el ámbito educativo en Comunidad Valenciana, Aragón, Navarra y Castilla la Mancha. El Plan de Adicciones y Drogodependencias de Illes Balears (PADIB) también quiere implicar a los profesionales sanitarios ¿Crees que podría replicarse esta iniciativa en otros territorios?

El programa Ludens lo llevamos pasando en muchas varias comunidades autónomas con experiencias puntuales. Desde hace siete años, gracias a la colaboración con el Plan Municipal de Adicciones del Ayuntamiento de Valencia, lo estamos implementando en todos los centros de educación secundaria del municipio que lo solicitan. Pero desde hace dos años hemos ampliado a otras comunidades, gracias a la colaboración con administraciones públicas. Lo hicimos con el Servicio de Adicciones de Fuerteventura y actualmente estamos trabajando con el PADIB de Baleares, el servicio de adicciones de la Consejería de Salud de Cantabria y la Dirección General de Planificación y Equidad de Aragón. Queremos replicar la experiencia que tenemos con el municipio de Valencia y que hicimos en su día en la Comunidad Valenciana, que lamentablemente no tuvo continuidad. Estamos muy ilusionados porque vamos a poder llegar en esas tres comunidades autónomas a todos los centros educativos que estén interesados en participar. Para nosotros es un reto, pero pensamos que quienes verdaderamente se van a beneficiar son las y los adolescentes, que son, como sabéis, población especialmente vulnerable a estas adicciones.

En el caso de Baleares pretendemos ir un poco más allá, ya que, además del programa de prevención Ludens, vamos a formar a los profesionales sanitarios en el programa Gambler, que es un protocolo de tratamiento que hemos validado en varios centros de España y en el que Patim ha sido uno de los agentes más activos, a través de los tratamientos que llevó a cabo con este protocolo en el centro Guillem d’Espuig.

Fuente: patim.org